sábado, 5 de mayo de 2012

España Vs Argentina


El Economista
26/04/2012 - 6:27
El Senado argentino aprobó hoy por amplia mayoría un proyecto gubernamental de ley que dispone la expropiación del 51 por ciento de las acciones de YPF a la española Repsol, principal accionista de la petrolera argentina.
La iniciativa, impulsada por el Gobierno de Cristina Fernández y que ahora pasa a la Cámara de Diputados, fue aprobada por 63 votos a favor, 3 en contra y 4 abstenciones, tras cerca de quince horas de debate.
El resultado responde al apoyo de legisladores de la Unión Cívica Radical (socialdemócrata), del socialista Frente Amplio Progresista y de fuerzas provinciales, frente al rechazo de algunos disidentes con el peronista Frente para la Victoria que lidera Fernández, con mayoría propia en el Parlamento.
El proyecto declara de "utilidad pública y sujeto a expropiación" un 51% de las acciones de YPF en manos de Repsol, titular de una participación total del 57,43% en la petrolera argentina, cuyos otros socios son el grupo argentino Petersen (25,46) y el Estado argentino (0,02%) mientras que el restante 17,09% cotiza en las Bolsas de Buenos Aires y Nueva York.
También incluye la expropiación de acciones de Repsol en su controlada YPF Gas, la mayor distribuidora minorista de gas licuado de petróleo envasado de Argentina.
La iniciativa, enviada al Senado el pasado día 16, cuando Fernández decretó la intervención de YPF, queda ahora a consideración de los diputados con vistas a lograr su aprobación definitiva la semana próxima.




"Repsol y el Gobierno intensifican la presión sobre Argentina por YPF"

Por Por Anna Cuenca | AFP – mar, 24 abr 2012 09:33 CEST

El grupo petrolero Repsol y el Gobierno intensificaron el lunes la presión sobre Argentina anunciando acciones legales contra toda empresa que invierta en la expropiada YPF y proponiendo a la Unión Europea proseguir la negociación comercial con el Mercosur sin Buenos Aires.

"Nos reservamos el derecho a emprender acciones legales contra cualquier inversor en YPF o sus activos ilegalmente expropiados a Repsol", declaró a la AFP el portavoz de Repsol Kristian Rix en un momento en que el gobierno de Cristina Kirchner mantiene contactos con varias petroleras extranjeras en busca de inversiones.
El ministro de Planificación argentino, Julio de Vido, viajó a Brasil la semana pasada para reunirse con representantes de Petrobras en busca de inversiones en YPF, cuya expropiación del 51%, proveniente del paquete de la española Repsol (54,7%), será debatido el miércoles en el Congreso argentino.
Acompañado por el viceministro argentino de Economía, Axel Kicillof, flamante subinterventor de la compañía e ideólogo de la expropiación, de Vido tenía previstas reuniones con directivos de las estadounidenses Chevron, Exxon y Conoco Phillips y la canadiense Talismán, entre otras, informó el ente gubernamental que controla temporalmente YPF, citado por la agencia Télam.
Alegando una falta de inversiones en Argentina por parte de la petrolera española, el gobierno de Kirchner anunció el pasado lunes la renacionalización de YPF, tras su privatización en 1999.
La decisión tensó las relaciones con España, cuyo Gobierno ha respondido de momento con una limitación de la importación de biodiesel argentino, producto del que Argentina es uno de los principales proveedores del mundo y que, según datos del Instituto Español de Comercio, España compró en 2011 por valor de 706 millones de euros (unos 926 millones de dólares).
Madrid busca asimismo presionar al ejecutivo de Kirchner en el plano internacional, para lo que emprendió una ofensiva diplomática que el lunes llevó a su ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, a proponer que la Unión Europea prosiga sus negociaciones comerciales con el Mercosur sin Argentina.
"Debería abrirse una reflexión sobre si es posible o no seguir impulsando las negociaciones con el Mercosur" o negociar país por país, excluyendo a Argentina, dijo durante una reunión con sus homólogos europeos en Luxemburgo. "Es posible que esto interese a Brasil y a Uruguay", agregó.
García-Margallo consideró asimismo que "no es temerario presumir que (los argentinos) estén buscando un socio extranjero para la participación que han confiscado a Repsol", en un esfuerzo por financiar el desarrollo energético del país.
Repsol estimó en 25.000 millones de dólares anuales durante una década la inversión necesaria para desarrollar el megayacimiento de Vaca Muerta, situado en la provincia argentina de Neuquén. El yacimiento, que la petrolera calificó como una de las reservas de hidrocarburos no convencionales "más grandes y con mayor calidad del mundo", cuenta con reservas estimadas en 22.800 millones de barriles de petróleo. Según la consultora internacional Wood Mackenzie, el reservorio de Vaca Muerta se sitúa "entre los mejores del mundo".
El presidente de Repsol, Antonio Brufau expresó la semana pasada sus sospechas de que fue precisamente el potencial de Vaca Muerta, que valoró en 13.700 millones de euros, "el desencadenante del expolio" por el gobierno argentino a la empresa que él dirige. Brufau anunció que la empresa exigirá por la expropiación "una compensación a través del arbitraje internacional" que deberá "ser al menos igual" al valor de su participación en YPF, que estimó en 10.500 millones de dólares.
Sin embargo, Kicillof puso en duda esta estimación, acusando a Repsol de ocultar 9.000 millones de dólares de deudas en YPF.




No hay comentarios: