domingo, 21 de noviembre de 2010

El Refranero y la Crisis

Emilio Balbuena Urbano, profesor de economía del IES Isbilya de Sevilla, publica en Comunidad Escolar de forma periódica artículos sobre didáctica de la economía muy interesantes.
 El último artículo publicado se basa en la recopilación que realizan los alumnos sobre dichos y sentencias que puedan ayudar a entender el momento de crisis económica actual.

La actual crisis económica puede ser analizada aprovechando esta singular herramienta. Por ello, a largo de un curso académico, en las clases de Economía de 1º y 2º de Bachillerato del  IES Isbilya de  Sevilla, se han recopilado, con la colaboración de las familias de los alumnos, aquellos dichos que pudieran ayudar a entender la situación económica actual.


El resultado es una experiencia enriquecedora que aleja a la materia de ese confuso mundo de la terminología y las teorías academicistas y lo acerca al del conocimiento común.



La sabiduría popular, singularmente la vinculada al refranero, guarda un vasto acervo aplicable a distintos campos del conocimiento. Hay términos con múltiples significados, dando cada uno de ellos lugar a una acepción singular y enriquecedora. Existen conceptos para los que la lengua, en realidad quienes la labran, han creado una diversidad de voces que embocan en una idea común. Todos sabemos lo que con un refrán se pretende, pero no debemos olvidar que: dicho, sentencia, aserto, proverbio o aforismo, giran en torno a una misma categoría, la de resumir en una frase o pequeño argumento un saber consagrado o una particular visión del mundo.La manera más sencilla de hacer una cosa sencilla es hacerla con sencillezTodos los escritos confusos son largos; breves, todos los claros(Juan Ramón Jiménez)
Paradójicamente las diferentes concepciones de la vida encuentran su trasunto en esta colección de saberes. Hay frases para todo, hasta para desdecirse se encuentra eco.A quien madruga Dios ayudaNo por mucho madrugar amanece más temprano
Ciertamente cabe pensar que cualquier expresión está amparada por una previa vivencia, ya sea real o incluso imaginaria, no resultando extraño que desde diversos campos se hayan traído experiencias que en el transcurso del tiempo han devenido en supuestas verdades.Nada se vuelve real hasta haber tenido su experiencia; ni siquiera un proverbio es un proverbio hasta que vuestra vida haya dado de él un ejemplo (Keats)
He aquí que la religión o lo cinegético han hecho aportaciones que, tamizadas por la sabiduría popular, han pasado a engrosar esa colección de frases que todos en algún momento hemos tenido la tentación de utilizar, incluso desconociendo el trasfondo en el cual se situaban.Estás como la lámpara de San MarcosDespués de la liebre ida, palos a la cama
Si alguna vez una utilización abusiva pudo asimilarse a un infantil cultismo superficial, hoy tristemente asistimos a un desconocimiento casi generalizado en los componentes de nuestras bases escolares, cosa que incide además en un empobrecimiento que les impide comprender expresiones figuradas o composiciones dichas en ese doble sentido tan característicamente humano.A los nietos de la negra el dinero los blanquea
Al pobre soberbio limosna de palo
A vueltas con la crisis
Cotidianamente nos enfrentamos de manera dramática a la situación extrema que afrontan determinados colectivos, ocultos a veces tras las más grandes y complejas estadísticas. Conocemos medias, índices o tasas, pero olvidamos realidades que rompen ilusiones y traen tragedias. Hoy miles de personas somatizan en nuestro país la crisis económica.Aunque la bolsa esté exhausta el día de gastar se gastaNingún perro lamiendo engordaSi da el cántaro en la piedra, mal para el cántaro; y si la piedra en el cántaro, mal para el cántaroAl miserable y al pobre, todo les cuesta el doble
Pautas básicas para enfrentarse al mercado vienen dadas en los siguientes dichos. En todos ellos además se abordan cuestiones para los que la ciencia económica ha construido complejos teoremas, muy fáciles de visualizar desde el saber popular.Lo que pienses comprar no lo has de alabarCuando vayas al mercado todo pagadoQuien vende barato, vende dobladoPor lo que uno tira, otro suspiraComprar al son del cañón y vender al son del violón
Y una adenda para los más clásicosPan para hoy, hambre para mañanaNadie da duros a cuatro pesetasEcha bien tus cuentas para que después no te arrepientasDonde hay saca y nunca pon, presto se acaba el bolsónNo es más rico el que más tiene sino el que menos necesitaLa avaricia rompe el sacoAl sabio no le iguala ningún tesoro

Este profesor termina agradeciendo a alumnos y familiares la colaboración realizada en esta empresa didáctica.





No hay comentarios: